El fascinante mundo de los clavados: Episodio 1

Rhiannan Iffland
¿Qué es lo que atrae a saltadores y público hacia este deporte extremo?

Da igual si eres nuevo o un veterano fan del Red Bull Cliff Diving, porque esta serie de 7 capítulos, con Gary Hunt, Orlando Duque y Rhiannan Iffland, te mostrará cada aspecto de uno de los deportes más fascinantes del mundo. A lo largo de las próximas dos semanas publicaremos todos los episodios, cada uno con una historia relacionada. 

Mira arriba El fascinante mundo de los clavados: Episodio 1 y sigue leyendo para que aprendas más sobre este fascinante deporte extremo.

Arrojarse al vacío desde grandes alturas sin más protección que la concentración, la habilidad y el control físico; para en menos de tres segundos alcanzar velocidades superiores a los 85 km/h y realizar unas cabriolas increíbles por el aire... Esa es la esencia de los clavados. Una fórmula sencilla pero que requiere una enorme habilidad. Durante los últimos 12 años los mejores saltadores del mundo han estado entreteniendo a los aficionados de todo el globo con unas proezas espectaculares.

La fascinación de este deporte es más que obvia. Las Series Mundiales viajan por todo el mundo, por lo que miles de fans tienen la oportunidad de ver este espectáculo que no es tan accesible como otros deportes más populares. Cualquiera puede comprar un pase para ver durante toda la temporada a su equipo de fútbol favorito. En cambio, no es tan común estar a solo unos metros de uno de estos saltadores que se arrojan al agua desde una altura que es casi el triple de la de los atletas olímpicos.

ap-1wpu17axd2111_news_0.jpg
Los aficionados observan mientras Orlando Duque salta en Copenhague. Foto: Dean Treml/Red Bull Content Pool.

Para aquellos que no puedan ver el espectáculo en persona, disfrutar de los clavados en TV es igual de apasionante. En este deporte, sin moverte del sofá de casa, un día estás en un exótico lugar de Asia y a la semana siguiente en una playa europea. Además con el atractivo de ver algo que la mayoría de nosotros ni nos atreveríamos a soñar con intentarlo. 

Lo que nos lleva a hablar de los saltadores. ¿Qué es lo que les empuja a competir en un deporte tan extremo? ¿Qué atractivo le encuentran a los clavados?

"Algunos no entienden por qué subimos hasta 27 metros de altura, saltamos y volvemos a hacerlo otra vez. Es algo divertido, es extremo y es un trabajo, aunque no te parezca que estás trabajando", dice Gary Hunt, 8 veces campeón de las Series Mundiales de Red Bull Cliff Diving y que ahora compite para Francia. 

ap-1zam7cuah2111_news.jpg
Gary Hunt haciendo lo que más le gusta. Foto: Dean Treml/Red Bull Content Pool.

'Diversión', o algún sinónimo, son las palabras con las que describen su pasión por los clavados. Las plataformas son su 'patio de recreo' y la adrenalina su droga. Pero la diversión solo llega a través del miedo. Sin miedo, no hay adrenalina, no hay latidos de corazón desbocados, no hay emoción. Es un miedo controlado, pero miedo al fin y al cabo.

"Los mejores saltadores aprenden a convertir el miedo en una ventaja. Hacer que el miedo se convierta en un arma capaz de mantenerte atento y concentrado", dice Hunt.

ap-1wu1ahg992111_news_1.jpg
"Tienes que mirar al miedo a la cara", dice Rhiannan Iffland. Foto: Dean Treml/Red Bull Content Pool. 

Libertad es otra palabra que usan mucho los atletas y quizá la mejor definición nos la da David Colturi:

"Hacemos esto por la libertad, saltar desde una roca, volar por el aire, sin nada que te ate, sin joysticks. Estás volando y tu cuerpo domina la ley de la gravedad dando vueltas y vueltas. Es una experiencia liberadora y existencial que vives contigo mismo y, al mismo tiempo, conectado con lo que te rodea", explica el estadounidense.

Al igual que las complejas cabriolas que hacen en el aire los saltadores, la fascinación por los clavados tiene muchas facetas. Para los aficionados se trata de un espectáculo impresionante que se celebra en lugares exóticos y les permite disfrutar de uno de los deportes más extraordinarios del mundo. En cuanto a los atletas, disfrutan con la diversión, el miedo, y la libertad. O, simplemente, como diría Andy Jones: '¡Es una pasada!'.