En casa de Lysanne Richard

Lysanne Richard
La saltadora, que es madre de tres hijos, nos cuenta su día a día

"No podía dejar de llorar. Me emocioné porque todo el mundo me ayudó en mi recuperación. Simplemente volver a competir fue ya una gran victoria, por lo que ganar fue ya lo máximo".

Así de emocionada se mostró Lysanne Richard después de alcanzar su primera victoria en Sissikon hace dos años, cuando volvió a la competición tras una grave lesión. La canadiense de 38 años sabe mejor que nadie lo que significa tener que estar en el dique seco durante un largo tiempo, pues las molestias en el cuello le obligaron a perderse la temporada 2017 al completo. Su actitud positiva y su deseo de regresar con más fuerza que nunca puede que sirva de ejemplo al resto de los atletas de las Series Mundiales, quienes no tienen más remedio que aceptar la cancelación de la temporada 2020.

Hablamos con Lysanne Richard, que tiene tres hijos, para que nos contase cómo está viviendo la actual situación mundial.

¿Cómo te ha afectado la cancelación de la temporada 2020 y las restricciones a la vida normal?

"Por supuesto, ahora la vida no tiene nada que ver como cuando entrenas de forma normal y tienes un calendario de trabajo. He perdido shows y conferencias en distintos eventos públicos porque todo se ha cancelado".

"Mi trabajo como madre ahora es diferente porque mis hijos no están yendo a la escuela, así que tenemos la escuela en casa. Nos divertimos mucho. Nuestras asignaturas favoritas son educación física y arte. Mi hogar es ahora un museo que está lleno de construcciones, pinturas, dibujos, etc. Hacemos mucho deporte juntos dentro de casa y también fuera cuando la climatología es buena".

"En casa hago mucha visualización y preparación física, además suelo correr con mi hermana para hacer ejercicio cardiovascular. En la familia patinamos mucho e incluso he montado un circo en mi calle con la Rueda Cyr (Rueda Simple). Es bonito volver a hacer cosas que no he hecho en 7 años, como utilizar mi Rueda Cyr. Es algo que aprecio mucho".

"Trabajo mucho con juegos malabares con los niños, así mantengo a mi cerebro alerta y hago cosas diferentes. También practico los giros con los niños y realizo otros ejercicios físicos. Disfruto mucho con el tiempo que paso con los niños".

"Por supuesto, echo de menos los clavados. Intento mantener el cuello lo más saludable posible, no puedo hacer saltos mortales y saltos en tierra porque el impacto es muy fuerte pero intento ser lo más creativa posible para encontrar otras formas de entrenar los saltos".

"Hablo mucho por teléfono y también hago videollamadas con mi entrenador y mi terapeuta, así seguimos unidos como un equipo. Continúo con mis clases de saltos, doy clases online para entrenar en casa. Así se divierte toda la comunidad del cliff diving y nos mantenemos juntos".

"También trabajamos mucho en mi libro. El plan es acabarlo en junio y publicarlo en noviembre".

 

¿Será difícil regresar a los clavados después de una ausencia tan larga?

"Estoy acostumbrada a tomarme unas buenas vacaciones y dejar de saltar. Lo hice 3 veces durante mis embarazos y también por la lesión en el cuello. Así que me mantengo concentrada y cuidando mi salud, tanto en lo que se refiere al cuerpo como a la mente. Así que creo que podré volver a hacer los clavados con rapidez. Lo único que me podría preocupar es cómo reaccionará mi cuello, pero mentalmente estaré preparada. Puestos en lo peor, me dedicaría a hacer saltos fáciles".

¿Cómo es ahora un típico día para ti?

"Me sigo levantando temprano para ocuparme de los niños. Les hago el desayuno y a menudo luego nos vamos a correr, ellos en bici y yo hago running. Al regresar a casa continúo con mi entrenamiento, hacen algunos ejercicios conmigo y luego hago otros sola. Me encargo de que estudien y hagan las tareas de la escuela. También cocinamos mucho juntos y me comunico por vídeo con mis amigos y mi familia. Después de entrenar me dedico al trabajo de oficina. Tengo que reorganizarlo todo porque se han cancelado los eventos. Doy conferencias y clases de entrenamiento online, así que también tengo que preparar eso. Sin olvidarme del libro, las redes sociales, las relaciones con los patrocinadores, los nuevos proyectos, etc.".

"Estoy haciendo un nuevo Masters en entrenamiento y eso me obliga a estudiar mucho. Acabo de examinarme y estoy esperando la nota, pero soy optimista".

Vamos, ¡que estoy bastante ocupada!

¿Qué es lo que más echas de menos y qué es lo que no echas de menos para nada?

"Echo de menos el sentimiento de volar, de crear mi propio viento. Echo de menos a mi equipo y a todo el mundo de las Series Mundiales. Echo de menos el no dar conferencias y los shows, el intercambio con el público".

"¡No echo de menos el tener que secarme con un secador de pelo el cabello dos veces al día! Me seco siempre el pelo con un secador cuando está húmedo porque así se protege mi cuello".

Si mañana por la mañana pudieses hacer en el mundo cualquier cosa que quisieses, ¿qué sería?

"Si pudiese hacer cualquier cosa, me gustaría tener algunos poderes especiales, como respirar debajo del agua, volar, limpiar el planeta y mi hogar, teletransportarme, parar el tiempo, ¡todas esas cosas serían útiles!".