Los clavados: Convertirse en campeón, episodio 7

Gary Hunt y Rhiannan Iffland
Esto es lo que hace falta para ser un campeón en el cliff diving

Da igual si eres nuevo o un veterano fan del Red Bull Cliff Diving, porque esta serie de 7 capítulos, con Gary Hunt, Orlando Duque y Rhiannan Iffland, te mostrará cada aspecto de uno de los deportes más fascinantes del mundo. A lo largo de las próximas dos semanas publicaremos todos los episodios, cada uno con una historia relacionada.

Mira arriba Convertirse en campeón: Episodio 7 y sigue leyendo para que aprendas más sobre este fascinante deporte extremo.

Técnica, valor, forma física, capacidad de hacer figuras en el aire, fuerza mental... Los clavadistas necesitan tener muchas habilidades. Cada saltador o saltadora de las Series Mundiales de Red Bull Cliff Diving cuenta con las herramientas necesarias, pero en estos 11 años de campeonato solo unos pocos afortunados se han convertido en campeones. En este deporte, en el que un margen mínimo marca la diferencia entre el éxito y el fracaso, ¿qué es lo que diferencia a un campeón del resto de sus rivales? 

Para encontrar la respuesta hemos recurrido a Gary Hunt y Rhiannan Iffland, quienes han dominado con mano de hierro el deporte en los últimos años. Hunt, el 'fantástico inglés' francés (vive en Francia desde hace muchos años), ha amasado ocho trofeos Rey Kahekili de 11 posibles desde que las Series Mundiales comenzasen en 2009. Mientras que la australiana ha dominado las cuatro temporadas en las que ha tomado parte desde que debutara en 2016. Si tenemos en cuenta la calidad de los rivales, además de la capacidad mental y física que hace falta para dedicarse a los clavados, el éxito conseguido por estos dos atletas es simplemente impresionante.

"Mi plan para ser campeón ha cambiado con los años. Hace 10 años me basaba en el entrenamiento que había hecho cuando era niño y aprendía nuevos saltos para ganar. Me basaba en la dificultad para estar arriba. Ahora es completamente diferente. Mis saltos ya no son los más difíciles y hay una gran cantidad de saltadores que son muy buenos. He tenido que cambiar mi enfoque para evitar las lesiones y mantener un buen régimen de entrenamiento cuando no estoy compitiendo", admite Hunt.

ap-1p1ax6kp91w11_news_0.jpg
Gary Hunt ha construido su exitosa carrera sobre los grandes saltos. Foto: Balazs Gardi/Red Bull Content Pool.

Este atleta de 35 años fue un auténtico pionero de los saltos complejos. Fue el primero en conseguir clavar tres mortales y 4½ giros en los 3 segundos que dura la caída. Optó por los saltos de mayor grado de dificultad (DD por sus siglas en inglés). Fue una táctica valiente que le dio un trofeo tras otro. Aunque en la actualidad Hunt reconoce que sus saltos ya no son los más difíciles. Pero lo que le separa del resto es su determinación y su fuerza mental, además de una increíble habilidad natural. Todos estos atributos lo mantienen en primera posición.

"Intento que mi entrenamiento sea variado e interesante. Si me pongo a hacer lo mismo una y otra vez, al final mi motivación va a caer. Pero si estoy inventado nuevas formas de entrenar, nuevas formas de mantener mi cerebro concentrado y nuevas formas de aprender. Todo eso me va a ayudar a levantarme de la cama por las mañanas", dice Hunt.

Iffland, que en 2016 fue campeona cuando era una wildcard, a menudo dice que su pasado en el trampolín le ha permitido alcanzar el éxito actual. Al igual que Hunt, habla de lo importante que es la creatividad, mantener las cosas interesantes y ser valiente.

"Tengo ideas, pero lleva tiempo desarrollar un nuevo salto. Es un proceso mental, luego tienes que trabajar en la piscina durante la pretemporada. Al final nunca sabes qué va a pasar hasta que llega el gran día. Tienes que sentir que todo está en su sitio si quieres intentar algo nuevo y arriesgarlo todo", dice la australiana de 28 años.

Quizá la mayor habilidad de Iffland es su capacidad de rendir bajo presión. Durante sus tres primeras temporadas, la mexicana Adriana Jiménez y la canadiense Lysanne Richard, se lo pusieron difícil, además las dos tenían más experiencia que la australiana. Pero en los momentos cruciales controló los nervios e hizo lo que hacía falta. En 2019 la presión consistía en lograr una temporada perfecta con victorias en todos los eventos. Una gesta que alcanzó y la convirtió en una leyenda del cliff diving.

ap-21bzhmwe92111_news.jpg
Composición y nervios de acero. Rhiannan Iffland parece totalmente inmune a la presión. Foto: Romina Amato/Red Bull Content Pool.

"En mi caso las ganas de mejorar y seguir superando límites puede más que el sentimiento de presión. Además, la presión me empuja de alguna manera. Es lo que me ayuda a alcanzar el éxito. Las ganas de continuar mejorando y desarrollándote es una especie de adicción", explica la plusmarquista.

Orlando Duque, que se retiró hace poco, sabe mejor que nadie lo que supone conseguir una temporada perfecta:

"Si hablamos de técnica, estilo... todos los saltadores tienen un poco de eso. Pero para alcanzar una temporada perfecta necesitas actitud, lo tienes que querer de verdad, se tiene que notar. Cuando Rhiannan está en la plataforma sabes que no puedes competir contra ella. Sabes que va a marcar el camino. La mayoría de nosotros soñamos con eso. Soñamos con hacerlo bien en una competición, así que imagínate lo que significa lograrlo en todos los eventos de la temporada. Es algo increíble".

ap-21jtebj812111_news_0.jpg
Los dos campeones no parecen dispuestos a ceder el trono. Foto: Dean Treml/Red Bull Content Pool.

Para ser un clavadista se requiere una gran cantidad de habilidades, por lo que muchos atletas destacarán en ciertas áreas y serán débiles en otras. Algunos pueden dominar la técnica, pero no tener la constancia o la fuerza mental necesaria para rendir siempre al máximo de sus posibilidades. Otros serán valientes, tendrán muchas ganas, pero quizá no la habilidad para llegar hasta la cumbre.

Pero de vez en cuando en el deporte llega un atleta que lo tiene todo, alguien que no muestra debilidad en ningún área. Dueño de una fuerza física y mental que lo pone por encima de sus rivales. En cliff diving hemos tenido la suerte de tener dos de estos fenómenos al mismo tiempo.