Adaptarse a un terreno inusual

Steven LoBue
Cómo los mejores saltadores del mundo se preparan para cambiar los trampolines por las rocas

Saltar desde una altura considerable es el pan nuestro de cada día para la élite del Cliff Diving. Pero si hablamos de la competición, no es tan habitual saltar directamente al agua desde las rocas. De hecho, el islote de São Miguel en las Azores portuguesas, representa el único lugar de las Series Mundiales Red Bull Cliff Diving donde estos excepcionalmente talentosos y atrevidos atletas vuelven realmente a las raíces de este deporte, preparándose para saltar en dos de sus cuatro saltos. Estas imágenes increíblemente plástica. Sin embargo, ¿qué se necesita para transferir la habilidad que se necesita para saltar desde el confort y la familiaridad de un trampolín a un lugar como un acantilado puro y duro?

Jonathan Paredes participará por quinta vez en esta impresionante localización volcánica sita en pleno Océano Atlántico. Pese a ello, el "Señor del Estilo" mexicano no pierde tiempo en recordar la importancia de la preparación mental en un lugar como este.

"Esta isla siempre representa un desafío para mí", explica el atleta de 26 años, quien empezó su temporada con un sexto puesto en Irlanda. "Todo lo que sabes, la postura perfecta, tú despegue, todo, debes cambiarlo aquí. Es un tema más mental que físico. Debes ser realmente fuerte mentalmente para poder saltar como es debido sin perder la compostura".

Hay otro desafío además del lugar desde el que se salta en las Azores: para llegar a ese punto, se necesita trepar por las rocas, y eso es lo que de verdad asusta al subcampeón de 2016. "Para mí ese es el mayor desafío, el escalar. Desde mi punto de vista, es lo peor de todo. Ayer tuve la oportunidad de saltar desde el monolito, cosa que ya hice hace 3 años, y me acordé de por qué era tan escalofriante. Esta vez, todo fue un poquito mejor, pero aun así necesite un arnés".

Jonathan Paredes afronta sus miedos con un poco de escalada, antes de saltar. Foto: Dean Treml/Red Bull Content Pool.

Mientras para algunos, participar en Portugal se basa en centrarse en la preparación mental y superar sus miedos, para otros el factor clave es la adaptación.

Una vez sales de lo que es la piscina, las posibilidades son infinitas, describe el legendario colombiano Orlando Duque. "Cada vez que tengo la oportunidad de saltar desde una roca, es posiblemente lo mejor de este deporte, desde mi punto de vista. Ése es un lugar ideal, creado por la naturaleza, y que nosotros utilizamos para hacer lo que hacemos, cambiando el ángulo de despegue cambiando posiciones en el aire, intentando evitar las rocas y hacerlo todo mucho más interesante. Usamos nuestra técnica, aprendida durante muchos años de entrenamiento, y la adaptamos a una situación específica. Y entonces, el próximo lugar que utilicemos será completamente diferente, con lo que tendremos que empezar de nuevo".

Comparado con Duque, uno de los saltadores más experimentados del planeta, la debutante en las Series Mundiales Jessica Macaulay se estrena precisamente en este mágico islote, conocido localmente como el "Anillo de la Princesa". A juzgar por su reacción tras en los entrenamientos, parece que la novata tiene un entusiasmo que también puede ser un arma muy útil. "Cuando estaba de pie sobre la roca me sentí muy nerviosa", explicó la británica de 24 años, residente actualmente en Texas. "No obstante, me dije a mí misma que este era el momento, que esté era el lugar y que sencillamente tenía que hacerlo. Cuando entré en el agua me sentí como nunca, y me invadió un gran alivio. Cuando he saltado desde rocas en otros lugares ha sido mucho más difícil, pero este acantilado es fantástico. Tras los entrenamientos de hoy, me siento mucho más confiada de cara a la competición".

La debutante Jessica Macaulay que se dirige hacia el agua, durante los entrenamientos. Foto: Romina Amato/Red Bull Content Pool.

Por su parte, la americana Ginger Huber logró una hazaña espectacular el año pasado, cuando se convirtió en la primera mujer de las Series Mundiales en conseguir un 10, la nota más alta concedida por los jueces, especialmente al tratarse de un salto hecho desde las rocas. A partir de eso, ¿cuál puede ser el secreto de su éxito?

"Tan sólo intento concentrarme al máximo", revela la atleta de 42 años. "No sé cómo encontrar ese punto máximo de concentración, pero a veces debes encontrarlo. Es el mejor lugar de tu mente para afrontar ese tipo de competición, porque entonces sabes que puedes hacer este salto y cualquier otro. Una vez llego a ese punto, siento que puedo hacer cualquier cosa".

"Esta isla es como mi hogar", apunta la americana Ginger Huber. Foto: Romina Amato/Red Bull Content Pool.

Huber también comenta que hay algo especial sobre este lugar, donde las atletas de las Series Mundiales compiten por tercera vez. Cuando estoy en esta isla, me siento como en casa. Y esto mismo le pasa a otra saltadoras. Es como si sentís hemos que este es nuestro lugar. Lo que más me ayuda es intentar disfrutar del evento y del entorno. Estamos saltando desde acantilados naturales, y eso es realmente único y especial para nosotras.

Desde el sábado por la mañana, hombres y mujeres completarán las dos primeras rondas de la competición desde magníficos acantilados que conforman el espectacular entorno de las Azores.

Watch it Live

Esta prueba se retransmitirá en directo, el 9 de julio, desde las 12:30 del mediodía (hora local GMT), desde www.redbullcliffdiving.com, Red Bull TV y Facebook. Red Bull TV es una plataforma disponible en televisores inteligentes, videoconsolas, y terminales móviles. Para tener una lista completa de dispositivos, echa un vistazo a about.redbull.tv

Si no puedes asistir a la prueba, o si simplemente quieres volver a revivir toda la acción, la repetición estará disponible en vídeo bajo demanda pocos minutos después del final de la competición.

Para saber más del Red Bull Cliff Diving, pincha aquí