La década prodigiosa de Duque

Orlando Duque
La leyenda colombiana celebra con nosotros sus diez años inolvidables en las Series Mundiales.

Durante esta temporada, las Series Mundiales de Red Bull Cliff Diving celebran su décimo aniversario y, para festejar un hito histórico, la leyenda Orlando Duque se ha sentado con nosotros para revivir lo mejor de la historia de este deporte y responder algunas preguntas de lo mejor y lo peor, las alegrías y las penas y para hablar del pasado y del futuro.

Las Series Mundiales de clavados celebran su décimo aniversario. ¿Qué le escribirías en una tarjeta de cumpleaños?
Algo así como: 'Felices 10 años: que cumplas muchos más con aún más saltos, agua caliente y que acabes siendo disciplina olímpica'.

Ser clavadista es tu pasión. Red Bull Cliff Diving ha estado durante gran parte de tu vida durante los últimos 10 años. ¿Qué se te viene a la mente cuando piensas que has pasado la flor de la vida pegado a este campeonato?
En general, los clavados han formado parte de mi vida desde siempre, pero estos últimos diez años en Red Bull Cliff Diving han sido, posiblemente, los más divertidos de mi vida. Clavados, competir o viajar a lugares preciosos es lo que me encanta hacer. Reunirme con grandes amigos, un equipo espectacular... es todo un sueño que se ha vuelto realidad. Creo que a la mayoría de personas a las que le cuento cómo vivo no se creen que este sea mi trabajo.

Duque asegura que la amistad entre los atletas es uno de los grandes pilares que hacen que este deporte sea tan especial. Foto: Dean Treml/Red Bull Content Pool.

Sin duda, eres el clavadista que más impacto ha tenido en el deporte. Red Bull Cliff Diving lleva tu firma. Si echas un vistazo a los últimos diez años, ¿de qué te sientes más orgulloso?
De lo que más orgulloso me siento es de haber ayudado a crear Red Bull Cliff Diving. Llegó en un momento en el que pensaba retirarme, ya que estábamos teniendo problemas para participar en competiciones de clavados, y apareció Red Bull para crear un Campeonato del Mundo para nosotros. Eso es lo que el deporte se merecía y ese comienzo fue un gran paso. Ganar, por supuesto, es algo que me enorgullece mucho, pues para eso entrenamos.

Después, FINA lo ha reconocido como deporte e incluido en el calendario FINA de deportes acuáticos. Pienso que es un gran paso adelante y que ocurrió gracias a la creación de Red Bull Cliff Diving. Finalmente, la FINA se percató de que somos deportistas profesionales. Ahora que la idea de la retirada ronda mi cabeza, creo que todavía queda mucha por hacer y podemos crecer. Espero poder ser parte de este crecimiento, ya que estoy seguro de que el deporte tiene mucha proyección y podemos hacer cosas de las que sentirnos orgullosos.

¿También ha habido momentos de arrepentimiento?
No podría decirte muchos. Aunque podría hablar de las ocasiones en las que hemos tenido que saltar en condiciones complicadas o competiciones que tuvimos que cancelar (creo que solamente tuvimos que hacer esto en Brasil). Quitando eso, ha sido un camino muy dulce. Si la gente se encuentra ante desafíos en su trabajo diario en la oficina, esto no debería ser una excepción para nosotros. Pero, arrepentimiento como tal, yo creo que nunca. He pasado gran parte de mi vida trabajando en esto y pienso que he disfrutado cada minuto.

¿Cuál ha sido el mayor logro de las Series Mundiales?
Creo que el mayor logro de las Series Mundiales ha sido tomar un deporte que parecía una auténtica locura y convertirlo en algo más profesional, más real, que incluso tiene las miras puestas en los Juegos Olímpicos. Antes, los saltadores de piscina y los saltadores olímpicos nos miraban como si estuviéramos locos. Éramos los únicos que nos alejábamos de la piscina para salir a la calle. Nos miraban como si hubiéramos salido de un circo y ahora somos deportistas profesionales. Este es un deporte con campeonato del mundo. Ha crecido muchísimo y se ha convertido en algo mucho más grande gracias a Red Bull Cliff Diving.

Además de las victorias, los récords o alcanzar el estatus de leyenda, ¿cuál ha sido tu mayor logro de los últimos diez años?
No me gusta demasiado mirar atrás para ver lo que he hecho. Pienso que es la forma de pensar que me ha llegado hasta donde estoy hoy. Sé que he ganado muchas competiciones y aún estoy en una posición privilegiada, pero quiero más. La gente puede llamarme leyenda o lo que quieran, pero yo no lo veo de esa forma. Trabajando juntos ha sido como hemos llegado hasta aquí. Tengo ganas de más y aún me quedan un par de años de competición, por lo que espero poder conseguir algunos éxitos más y añadirlas a esa larga lista de cosas buenas que me han ocurrido.

Si observamos la evolución de los últimos nueve o diez años, ¿qué es lo que más ha cambiado? ¿Qué era necesario para llegar a lo más alto entonces y qué hay que hacer ahora?
Como sabes, el deporte ha tenido mucho desarrollo en la parte técnica. Ahora las inmersiones son más difíciles. Sin embargo, se ha sacrificado un poco la calidad: antes nos centrábamos mucho más en la calidad, y eso dio sus frutos durante un tiempo. Parecía que la dificultad del salto ganaba la partida, pero creo que está volviendo a ganar la calidad. Hace años teníamos que ser mucho más fuertes de mente porque no hacíamos demasiadas competiciones. Ahora ya disputamos temporadas completas y tienes que estar concentrado todo el año.

Físicamente también hay que estar muy en forma para evitar lesiones. Hay muchos participantes, yo mismo incluido, que terminamos la temporada con lesiones o sin poder acabarla compitiendo. Así que todo sigue cambiando, la preparación también. Ahora tenemos centros de entrenamiento, federaciones involucradas, entrenadores... En el pasado éramos solo nosotros, aunque yo sigo entrenando a la vieja usanza. Puede que no trabaje tan bien, pero también es cierto que soy más viejo y eso puede ser un factor importante. Sin embargo, el deporte ha cambiado, y creo que ha cambiado para mejor y todavía tiene espacio para crecer.

¿Dónde crees que estará el deporte dentro de diez años?
Espero que dentro de diez años el Red Bull Cliff Diving siga viajando por todo el mundo. Es un deporte tan hermoso, la gente acoge a los clavadistas con los brazos abiertos y les encanta que vayamos a su ciudad. Espero que Red Bull Cliff Diving siga creciendo, espero verlo en los Juegos Olímpicos. Ese va a ser mi propósito, mi meta para los próximos años será la de presionar muy fuerte para asegurarme de que llegue a los Juegos Olímpicos. Creo que ese es el siguiente paso natural.

¿Dónde te ves dentro de diez años? ¿Seguirás vinculado a los clavados?
Yo mismo con diez años más encima. Es difícil de decir. He tenido suerte en muchas cosas en las que he puesto toda mi energía, así que espero estar cerca de esta competición. Espero poder llevarla a los Juegos Olímpicos. Ojalá pudiera estar allí cuando los chicos vayan a competir, pues yo seguro que no voy a competir en los JJOO. Pero espero poder estar allí, mirando con esperanza a algunos colegas de profesión mientras luchan por una medalla. Probablemente seguiré vinculado a este deporte, pues soy joven. Espero continuar haciendo una competición de maestros, sé que es algo grande en lo que quiero meterme. Los clavados han sido una gran parte de mi vida y no creo que en diez años eso cambie demasiado.

¿Qué te mantiene motivado después de una carrera tan larga y exitosa?
Lo que me mantiene motivado es que me gusta este deporte. Llevo practicándolo desde que tenía diez años. Además, creo que el deporte tiene mucho recorrido. Siento que quiero estar allí, quiero seguir siendo parte de su crecimiento. Me gusta competir, me gustaría pensar que todavía tengo una oportunidad. El año pasado gané la prueba de Portugal después de muchos años sin ganar, y eso me dice que todavía tengo lo que hace falta.

Duque demostró que todavía le quedan algunos años de vida con esta impresionante victoria en las Azores portuguesas la temporada pasada. Foto: Dean Treml/Red Bull Content Pool.

¿Cuál ha sido tu mejor momento en las Series Mundiales?
En diez años he tenido récords personales, aunque ganar en 2009 fue algo grande. Volver de una lesión y ganar. En Córcega competía por primera vez después de la lesión y llegaba muy motivado. No estaba seguro de poder terminar la prueba y ganar fue importante. Ese año perdí las Series Mundiales por unos pocos puntos. Sin embargo, volver de una lesión y comprobar que estás totalmente recuperado gracias a una victoria, eso es genial.

¿Han cambiado tus prioridades en los últimos años?
Sí, las prioridades han cambiado en los últimos diez años. Ahora entreno de forma distinta porque con el paso de los años no me recupero igual, es difícil mantener la fuerza... Tengo que sacrificar algo de tiempo en el agua y pasar más horas en el gimnasio. Sin embargo, las prioridades mentales son las mismas: quiero ganar, entreno duro para ganar... Aparte de eso, no creo que nada más haya cambiado.

¿Qué te queda por lograr en el mundo de los clavados?
Si miro a mi alrededor y pienso en ello, he hecho muchas cosas. No sabría exactamente lo que quiero conseguir. Quiero hacer más inmersiones y visitar muchos más lugares. Cuando miro el mapa del mundo veo áreas inexploradas que sé que son lugares hermosos. Sé que hay mucha naturaleza hermosa, mucha energía fluyendo ahí fuera. Quiero seguir demostrando que este es un deporte que se puede hacer con seguridad y que se puede disfrutar durante mucho tiempo. Y no somos cuatro locos que no sabemos lo que hacemos. Hay mucho trabajo detrás de nuestros saltos. Con eso en mente, creo que todavía hay muchos acantilados por escalar y saltar.

Las Series Mundiales siguen creciendo. ¿Cuál es el siguiente paso necesario? ¿Qué falta? Una competición en todos los continentes, una temporada que comienza más temprano y termina más tarde...
El campeonato no para de crecer. No sé hasta qué punto puede ser buena una competición que dure más tiempo, pues habría menos tiempo de recuperación para los atletas. Muchas veces la gente está lejos de sus familias por mucho tiempo y eso lo hace todo más difícil. Creo que llegaremos a todos los continentes y eso lo convierte en un auténtico Campeonato del Mundo, lo convierte en algo realmente grande..

En términos más específicos de clavados, los jueces siempre pueden mejorar. Eso es algo que sucede en fútbol, en patinaje sobre hielo... en todo, los jueces siempre pueden mejorar. No solo los de Red Bull, sino también FINA está trabajando duro, asegurándose de que esto sea mejor, y la seguridad es de primera categoría. En Red Bull habéis hecho un gran trabajo y eso nos da una buena oportunidad para presionar un poco más. Todavía hay algunas cosas que podemos mejorar y eso es lo que nos ayudará a crecer más en el futuro.

¿Qué echas de menos durante la pretemporada de competición?
En las épocas sin competición echo de menos estar con la gente, con todo el equipo que trabaja allí. Transmiten muy buena energía, los equipos locales son geniales, se sientan y cuentan sus historias mientras se beben una cerveza. La época sin competición siempre es dura, además de ir acompañada de mucho entrenamiento. La gente piensa que somos unos locos que saltamos de acantilados sin más, pero detrás hay mucha preparación, muchas horas en el gimnasio, muchas horas en la piscina... así que es agradable cuando vas a la competición y compartes historias, hablas con la gente. Le das un respiro al cuerpo hasta que llega el momento de volver a saltar.

Orlando Duque es un símbolo del deporte, la voz y la cara de Red Bull Cliff Diving. ¿Es posible un futuro en el que Orlando Duque represente otra cosa?
Sí, algunas personas dicen que Orlando Duque es un símbolo de este deporte. No lo sé. El mundo del deporte seguro que será mi futuro, los clavados seguirán siendo parte de mi vida, pero me gustaría hacer muchas más cosas. Ahora estoy concentrando toda mi energía en este deporte.

Tienes 43 años y sigues ganando a cualquiera. ¿Sientes que vas a contrarreloj?
Cumplo 44 años este 2018. Tanto como ganar a cualquiera... estoy entre los 10 primeros, lo que no es fácil. No siento que voy a contrarreloj, pues creo que estoy disfrutando mi momento y me estoy preparando lo suficiente para asegurarme durar hasta que quiera poner fin a mi carrera. A mitad de la temporada puedes pensar que la preparación no ha ido de acuerdo a lo que querías, pero no diría que mi tiempo se está acabando.

Siempre trato de seguir un plan. El plan siempre es ganar, ganar las Series Mundiales. Si eso no funciona bien, aguantar hasta que pueda clasificar y volver a intentarlo. Pero no me estoy quedando sin tiempo. Si algo he disfrutado, es el tiempo que he estado en las Series Mundiales.

Eres un héroe para muchos clavadistas prometedores. Cada vez más talentos se están introduciendo en las Series Mundiales. ¿Cuál es la habilidad que se necesita para llegar a la cima?
La habilidad que los nuevos chicos necesitan es que tienen que ser técnicamente buenos porque estamos poniendo todo el énfasis en las puntuaciones de los jueces. Por ello, aunque puedas hacer las inmersiones más complicadas, si estas no son técnicamente sólidas, no vas a conseguir grandes puntuaciones. Por supuesto, también hay gente que piensa que con saltos difíciles se puede llegar a todo. Las inmersiones actuales parecen geniales, y esa es la esencia del deporte. Mi sugerencia a los nuevos, especialmente si voy a estar por aquí en los próximos años, es hacer que se vea bien, técnicamente sólido.

Cuando Jonathan llegó a Yucatán en 2011 como wildcard, dijiste que iba a ser un futuro campeón, y ahora el futuro ha llegado. ¿Qué te hizo estar tan seguro?
Cuando Jonathan vino a Yucatán en 2011 dije que iba a ser el futuro porque técnicamente es muy bueno y en el aire luce perfectamente. Los brazos y las piernas están donde tienen que estar, la cabeza está en la posición donde tiene que estar y la entrada al agua lo refleja. Ha conseguido ganar las Series Mundiales sin grandes dificultades, ha logrado hacerse con victorias en diferentes pruebas de las Series Mundiales, una medalla en los Campeonatos del Mundo y, en definitiva, se ha convertido en uno de los mejores clavadistas del mundo.

Eso demuestra que tiene que ser técnicamente bueno. Procede de una muy buena escuela de buceo, la escuela de buceo mexicana es genial. Eso son cosas que sabes cuando tienes la experiencia o cuando has estado ligado al deporte durante mucho tiempo. Sabes cuando el que está en el aire es Jonathan o cualquier otro clavadista.

A lo largo de los años, Duque ha actuado como amigo, mentor y entrenador del recién coronado campeón Jonathan Paredes. Foto:  Jesper Gronnemark / Red Bull Content Pool.

Has invertido mucho esfuerzo personal en Jonathan. Eres entrenador, amigo y mentor. ¿Te enorgullece verlo en la cima? ¿Harías eso de nuevo (con otra persona)?
Jonathan y yo solo somos buenos amigos. A la gente le gusta ver más, tal vez una historia, pero solo somos amigos. Él me ayuda a mí tanto como yo a él. Lo que hace en el aire lo aprendió todo en México. Es posible que sí le ayude mentalmente, pero es lo mismo que hace conmigo. Cuando lo paso mal, él también trata de ayudarme. Creo que es una relación mutuamente beneficiosa.

Verle en la cima, verlo crecer y trabajar con él a lo largo del camino es satisfactorio. Cuando le dije a algunas personas 'este tipo va a ser bastante bueno', algunos pensaron que estaba equivocado. No quiere decir que lo haría o no con otra persona. Una amistad como esa no se puede hacer con todo el mundo. Si les preguntas a los cuatro campeones de las Series Mundiales, nadie les dio nada. Creo que todos ellos trabajan duro todo el camino para ganar..

Aquí encontrarás todo sobre el Red Bull Cliff Diving